Serie de 16 posters que, por medio del collage y técnicas mixtas, denuncian testimonios reales de violencia de género y abuso contra las mujeres.

Siendo una reinstalación del «Tendedero de denuncias», el proyecto nace de la impotencia de ver las denuncias plasmadas en papel o en publicaciones en redes y que su visibilidad se limite a eso, por lo mismo, se realiza en esta técnica, con la intención de volverlas llamativas y de que la gente las «voltee a ver por más incómodas que estas sean, obligando al espectador a leer, contemplar, entender cada una de las partes que lo conforman y por medio de los colores y elementos generar un conjunto de sensaciones y emociones al respecto.